Las Pulgas en perros y mascotas

Tan pronto como tenga a su cachorro, empiece el tratamiento antipulgas, aunque aparentemente no esté infestado.
El veterinario le aconsejará acerca del mejor tratamiento para estos parásitos externos, que deberá repetir durante toda la vida del perro. Si tiene un gato, es preciso que también se le aplíque este tratamiento, debido a que la pulga del gato es una de las especies más habituales de los perros.


Sin un control antiparasitario, las pulgas pueden transmitir parásitos internos; si un perro ingiere pulgas adultas puede infectarse con Dipylidium caninum. Por otro lado, las pulgas también pueden actuar de barrera a enfermedades como la plaga bubónica y el tifus endémico.
La hembra adulta se alimenta durante dos o tres días, consumiendo una cantidad de sangre diaria de hasta quince veces su peso, pasados estos días empieza a poner huevos.
Durante su producción máxima, una hembra puede poner hasta 50 huevos diarios y varios cientos durante su vida.
Suele soltar los huevos de forma que caen en el suelo, alfombras, cama de los animales o terreno.
Los huevos se incuban dentro de las larvas; al finalizar su maduración, las larvas se rompen y los parásitos salen al exterior para alimentarse de las descamacíones de la piel o las heces de las pulgas adultas (Que contienen sangre).
Entre los cuatro y los ocho días posteriores, las larvas tejen un capullo del que se formará una ninfa.
Esta ninfa de la pulga puede permanecer aletargada hasta dos años y se muestra muy resistente a la mayoría de los insecticidas.
La ninfa iniciará su incubación cuando las condiciones ambientales sean las adecuadas, cuanto más caluroso y húmedo mejor.
La incubación es provocada por el calor o vibraciones del hospedador potencial (perro, gato u hombre) y puede iniciarse en menos de un segundo. Al finalizar el período de incubación, la pulga se alojará en un hospedador para empezar a alimentarse; para ello puede que se haya desplazado de un salto hasta una distancia de medio metro (1.200 veces la longitud de su cuerpo). Bajo las condiciones adecuadas, con sólo tres semanas se completa el ciclo.
Las pulgas permanecen durante bastante tiempo en su hospedador y en el entorno, por lo que el tratamiento deberá contemplar dos objetivos:
- Destruir las pulgas adultas que se alojan en el perro y el perímetro que rodea al animal.
- Destruir los huevos y las larvas del entorno para interrumpir el ciclo vital.

El tratamiento del perro: El correcto tratamiento de un perro con pulgas consistirá en matar a los parásitos adultos que ya se hallan en el animal y también a los huevos adheridos al pelaje. Existen muchos tratamientos, algunos de los cuales matan hasta el 95-100 por ciento de las pulgas de los perros y gatos en doce horas. Estas sustancias se aplican en la piel y logran matar a las pulgas adultas, además de destruir el 99% de las larvas. Los efectos de estos tratamientos pueden durar hasta pasado un mes, aproximadamente.
No es suficiente con aplicar el tratamiento a su perro, sin embargo, deberá también tratar a los gatos y el entorno doméstico en general.

El tratamiento del entorno: Debido a que las pulgas sólo permanecen en el cuerpo del perro durante un corto período de su ciclo vital es importante aplicar tratamientos en los lugares donde se alojan las pulgas adultas y maduran sus huevos.
Mediante el aspirado regular de las alfombras, poniendo especial atención en las grietas de los suelos de madera y a lo largo de los zócalos podrá eliminar la mayoría de parásitos y huevos. Sin embargo, también se alojan larvas dentro de las bolsas de la aspiradora, lugar en que disponen de suficiente materia orgánica para continuar alimentándose.
Si la bolsa del aspirador es desechable, quémela.
En caso contrario, coloque un collar antiparásitos.
Se pueden adquirir insecticidas para uso doméstico.
Estos están compuestos de permethrin para matar a las pulgas adultas, y de methoprene, un regulador del crecimiento de los insectos, el cual contiene un componente natural que se halla en los insectos y que previene el desarrollo
de las larvas. Permanecen en las alfombras hasta nueve meses y previenen la maduración de huevos y larvas.
Para unos resultados óptimos, es necesario aplicar este tratamiento antiparasitario a toda la casa. Saque los peces y plantas de las habitaciones que se tengan que desparasitar.
Vacíe y mantenga cerradas las habitaciones que quiera desparasitar.
Una vez realizados estos primeros preparativos, deje el insecticida bombeando el producto durante al menos dos horas dentro de las habitaciones cerradas previamente. A continuación, deje puertas y ventanas abiertas durante media hora para asegurarse de que las habitaciones se ventilan correctamente antes de que entre en ellas cualquier persona o animal. Antes de utilizar uno de estos productos, lea atentamente las instrucciones del etiquetado.
Algunos limpiadores para alfombras contienen insecticidas para eliminar pulgas. El uso continuado de estos contribuirá a controlar el problema.

Dermatitis por picadura de pulga: Muchos perros (y gatos) desarrollan una alergia a la saliva de las pulgas. En zonas de clima templado, se denomina «eczema estival» y sólo una picadura puede provocar una reacción grave que obliga al perro a rascarse y morderse, lo que puede causarle lesiones cutáneas. En muchos casos, es preciso el tratamiento veterinario, ya que se debe controlar la reacción. En el caso de aparecer lesiones cutáneas, es preciso un tratamiento específico para prevenir la aparición de bacterias.

Leave a Reply